Se aprob√≥ de forma un√°nime la legislaci√≥n modificada para agilizar operativos de donaci√≥n y trasplante, capacitando a profesionales intervinientes y creando servicios de procuraci√≥n en Hospitales p√ļblicos y privados.

 

La ley 27.447 de Trasplante de órganos, tejidos y células viene a cambiar paradigmas sociales en pos de acelerar los procesos de donación y trasplante en nuestro país, fue aprobada por ambas cámaras del Congreso de la Nación el 4 de Agosto del 2018.

Planteada desde una mirada distinta, en esta legislaci√≥n se trabaj√≥ sobre diez puntos clave con la finalidad de ‚ÄúCambiar la realidad de quienes esperan‚ÄĚ explic√≥ la Doctora Gabriela Hidalgo, titular del Instituto Nacional Central √önico Coordinador de Ablaciones e Implantes de Mendoza.

Luego del fallecimiento de Justina Lo Cane, quien esperaba un corazón que nunca llegó, surge la iniciativa de revisar y modificar puntos relevantes de una Ley que ya existía en nuestro país, pero tenía mucho para cambiar. Algunos de las reformas radican en priorizar los derechos de donantes y receptores respecto a la intimidad, privacidad y confidencialidad; priorizando el traslado aéreo y terrestre de los pacientes con operativos en curso.

Tambi√©n se crea el¬†Servicio de Procuraci√≥n¬†en los hospitales p√ļblicos y privados, estableciendo un¬†r√©gimen de capacitaci√≥n permanente al personal afectado.

Se logra incorporar la¬†Donaci√≥n Renal Cruzada. Se mantiene la¬†manifestaci√≥n de voluntad expresa¬†negativa o afirmativa a la donaci√≥n de √≥rganos para personas mayores de 18 a√Īos,¬†se mantiene la posibilidad de realizar la ablaci√≥n de √≥rganos y/o tejidos sobre toda persona capaz mayor de 18 a√Īos, que no haya dejado constancia expresa de su oposici√≥n a donar sus √≥rganos. En caso de no encontrarse registrada la voluntad del causante, el profesional a cargo del proceso debe verificar la misma conforme lo determine la reglamentaci√≥n, simplificando los procesos que requieren¬†intervenci√≥n judicial. Adem√°s, se logra optimizar y agilizar el proceso de diagn√≥stico de muerte, factor crucial para preservar la calidad de los √≥rganos cuando el tiempo y las condiciones del donante apremian.

Definitivamente se lleg√≥ a esta instancia como resultado del trabajo y capacitaci√≥n permanente del personal de la salud que hace a√Īos se dedica a esta especialidad, poco se conoce de la cantidad de profesionales que participan de un operativo de ablaci√≥n y trasplante (Aproximadamente 150 personas), de las distintas instancias que atraviesan y la enorme responsabilidad que conlleva esta tarea.

Hoy es fundamental, que para que la ley se cumpla, el personal sanitario interviniente actualice sus conocimientos, tomen esta causa como bandera y derriben mitos sociales, porque difundiendo y educando es la mejor forma de llegar a la sociedad. Es imprescindible que los recursos económicos estén disponibles para que los operativos se lleven a cabo con eficiencia; y las condiciones se cumplan desde el momento de diagnosticar la muerte cerebral de un potencial donante, hasta que el órgano llegue al paciente que espera para continuar su vida.

Los avances est√°n a la vista y las estad√≠sticas lo demuestran, en el mes de septiembre en Argentina, 67 donantes posibilitaron realizar 151 trasplantes y se concretaron 94 procesos de donaci√≥n de tejidos. Los n√ļmeros hablan, la realidad est√° cambiando para llevar esperanza a quienes esperan.

 

Silvina Castro.